postimg

La Posada del Corregidor es una construcción colonial de mediados del siglo XVIII y uno de los inmuebles más antiguos de la ciudad. Su particular ubicación en la antigua calle de las Ramadas, se debe a su cercanía con el “Puente de Palos”, el que permitía la conexión con la Chimba, nombre con que se conocían los territorios al norte del Río Mapocho. En ese contexto funcionó como una posada que daba la pausa a las carretas con viajeros que emprendían ruta cruzando el río, otorgándoles descanso, distracción, fiesta y bebida.

En el siglo XIX sería conocida como la “Filarmónica”, instalándose en 1830 un salón de baile. Hacia 1926, Darío Zañartu Cavero adquiere la propiedad con la intención de establecer el “Salón de los recuerdos coloniales”, a modo de museo colonial, iniciativa que no prosperó; pese a ello logró que la Municipalidad de Santiago proyectara la plaza circundante al edificio e instalara una fuente en hierro fundido; testigo de esta historia es el Escudo de Armas de la familia Zañartu que hasta hoy luce en su fachada.

Posteriormente Juan Martinic adquiere la propiedad y la vuelve abrir como bar y salón de baile, convirtiéndose en uno de los epicentros sociales de la bohemia intelectual santiaguina hasta 1970, fecha en la que es declarada Monumento Nacional en categoría Monumento Histórico. Desde 1985, a través de un comodato entre el Banco Santander, su actual propietario, y la Municipalidad de Santiago, la Posada funciona como un espacio dedicado a las artes y la cultura.

Hito de la arquitectura urbana colonial, en la Posada del Corregidor se combinan varios de sus elementos tradicionales.  Corresponde al modelo de casa esquina de planta rectangular de dos pisos, a partir  de una estructura completamente hecha en adobe con envigado macizo en maderas nobles. Destaca la existencia de un pilar de piedra en una de sus esquinas, el cual actúa como vértice de dos grandes portones de madera y su balcón volado. El conjunto se completa con la arcada del balcón realizada en madera y los catorce pilares que sostienen la prolongación de la cubierta de tejas, como también por el trabajo en hierro forjado de sus rejas y el claveteado en los portones y ventanas.

El terremoto del año 2010 le provocó daños estructurales, siendo restaurada y reabierta al público en diciembre del año 2014. Los trabajos realizados se centraron en recuperar su materialidad y estructura original.

Hoy la Galería de Arte Posada del Corregidor alberga diversas propuestas y expresiones artísticas contemporáneas, en sus variados formatos y disciplinas, buscando su acceso, promoción y difusión, junto con el desarrollo de  actividades de extensión y mediación. Su misión es relevar la ciudad, su historia, patrimonio e identidad, además de contribuir a fortalecer los vínculos entre el arte contemporáneo y sus audiencias compuestas por vecinos, estudiantes y visitantes de la comuna de Santiago.

Dirección: Esmeralda 749 / Metro Bellas Artes y Plaza de Armas (Línea 5)
Contacto: posadadelcorregidor@munistgo.cl / (56 2) 26335573
Horarios: Martes a sábado de 10:00 a 13:30 y 14:30 a 17:30 hrs.
Entrada liberada.

 

santiagoculturasantiagocultura

Leave a Comment