postimg

Dirección: Calle Dieciocho Nº 438 / Metro Toesca (Línea 2)
Teléfonos: (56 2) 23867448 / (56 2) 3867449 / (56 2) 3867450

Contacto: palaciocousino@gmail.com / palaciocousino@munistgo.cl

Horarios:
Martes a Viernes de 09:30 a 13:30 y de 14:30 a 17:00 horas / Último tour 12:30 y 16:00 horas Sábado, Domingo y festivos de  09:30 a 13:30 horas / Último tour 12:30 horas
Grupos de más de 10 personas deben solicitar hora telefónicamente.
Entrada general $ 3.000 adultos. Niños, jóvenes y adultos mayores $ 800

El barrio y el entorno

El Palacio Cousiño está ubicado en calle Dieciocho Nº 438, comuna de Santiago. Este sector fue declarado Zona Típica por Decreto Nº 126 de 1983 ya que alberga, junto al Palacio Cousiño, otras edificaciones de gran importancia, expresión de la arquitectura de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos, el Palacio  Iñiguez donde está ubicado el Café Torres,  Palacio Ariztía, actual sede de la UTEM, Palacio Errázuriz, sede de  la Embajada de Brasil,  Palacio  Irarrázaval donde funciona el Círculo Español, Palacio Astoreca con las oficinas del Colegio de Contadores,  la Biblioteca Pública Nº 4, obra de Raúl Prieto y remodelada en 1909 por Alberto Cruz Montt; la casa Dieciocho 190, obra de Josué Smith Solar, hoy centro de eventos, entre otros inmuebles.

El edificio y la arquitectura              

Los terrenos donde se emplaza la propiedad fueron comprados por Luis Cousiño, quien en conjunto con otras familias, se encargó de lotear el sector a mediados de 1800. El Palacio fue inaugurado el 18 de septiembre de 1882 por Isidora Goyenechea Gallo, viuda de Cousiño. Al fallecer, lo hereda su hijo Luis Arturo Cousiño Goyenechea junto con la Viña Cousiño Macul, y posteriormente, su señora María Luisa Lyon y sus tres hijos: Olga, Violeta y Arturo. En 1940 la familia traspasa el inmueble a la I. Municipalidad de Santiago, su actual propietario.

El Palacio Cousiño representa una época de nuestra historia, cuando a mediados del 1800 se construían grandes palacetes al estilo de europeo, principalmente de Francia. Paul Lathoud, arquitecto francés, fue el encargado de construir y decorar el Palacio. Lathoud se basó en el estilo Neoclásico para construir tres edificaciones, dos menores que ocupaban los empleados, y una edificación principal de gran volumen, dos pisos  y  27 habitaciones, donde se situaba el Salón de Música, los Salones de Té, Juegos, de Baile, de Armas y la Pinacoteca, más  dos comedores. En el segundo piso se emplazaban los dormitorios y zonas familiares.

La decoración, de estilo Neoclásico, mezcló elementos franceses, italianos y detalles moriscos, en los muros y cielos se empotraron óleos sobre tela de importantes pintores, principalmente franceses, además de la riqueza de los mármoles, convirtiendo al Palacio en una construcción de gran riqueza arquitectónica y artística. En cuanto al mobiliario destaca el Comedor principal con tres aparadores de estilo barroco bávaro de doble altura, dos vitrinas con soldados cruzados y escoltas reales. Además, decoran los salones jarrones de Sèvres, Limoges, esculturas de mármol de Carrara, entre otros. Todo lo cual fue encargado a artistas y talladores de renombre. Hoy en día se conserva toda la decoración de la época y mobiliario.

Valor histórico

El Palacio es una muestra tangible del pasado de la minería en Chile. Los Cousiño eran dueños de las minas de plata en Chañarcillo y de carbón en Lota. Principalmente la plata les generó una gran fortuna y la posibilidad de hacer obras como el Palacio,  el Parque O’Higgins ex Parque Cousiño,  Parque de Lota, donde también construyeron un Palacio destruido con el terremoto de 1960, y el Parque de la Viña Cousiño Macul. Salvo este último, aún en manos de la Familia, todas las demás propiedades, forman parte del legado que dejaron a Chile, no sólo como patrimonios históricos, sino que también como importantes protagonistas de nuestra historia y vida cívica, como lo es el Parque O’Higgins.

Proyecto de restauración

Producto del terremoto del 2010, el Palacio debió ser cerrado y sometido a restauración. El proyecto original de 2008, tenía como objetivo restaurar las edificaciones, la cava de vinos y los objetos; sin embargo, después del terremoto se debió sumar los daños producidos y un reforzamiento estructural, el cual consistió en una cadena de coronación que unió las cuatro fachadas del Palacio. Asimismo, se restauraron el cielo del Invernadero, el tapiz de cuero Guadamecí del comedor principal y los daños de los salones interiores.  En proceso se encuentran las restauraciones de las esculturas de fierro fundido de la Fundición Val D’Osne, emplazados en los jardines del Palacio, los tapices de cuero Guadamecí de las  sillas del comedor principal, los cristales de la lucarna de la Pinacoteca, la lámpara del hall, los tapices de los muebles del salón dorado y los tapices de los muros del pasillo del segundo piso.

Finalmente, como parte del proyecto de restauración, se agrega a  la muestra permanente la Cava de vinos que se encuentra en el subsuelo del Palacio, y que funcionará como galería de arte para exposiciones temporales.

 

 

santiagoculturasantiagocultura