postimg

Bancas pintadas en el centro de Santiago

Fecha de Publicación : Domingo 18, diciembre, 2011

En Archivo Cultural

Sentarse en un asiento de plaza puede que no sea nada del otro mundo, pero quizás lo sea si es que está pintado por un artista. Así ocurrió con 30 escaños intervenidos por diversos creadores chilenos y que pudieron verse este sábado en el Parque Forestal.

Por Paulina Cabanillas | Fotografías: Galia Ortega.

Alambres, collares de perlas, tarugos, letras, juguetes de plástico, y metales, fueron algunos de los materiales que usaron los 30 artistas chilenos que participaron de “Bancas pintadas”, una iniciativa solidaria de la Galería de Arte La Sala y la Ilustre Municipalidad de Santiago, a beneficio de la Fundación María Jesús Vergara.

Con esta convocatoria, que invitó a intervenir con temática libre un escaño de plaza, se recaudó fondos para abrir el tercer centro de rehabilitación de la fundación, dedicada a acoger niños con cáncer y a sus madres, que viajan a Santiago para acompañarlos en su tratamiento. “Con este proyecto se cumple el sueño de niños y familias de tener un lugar digno donde estar”, dijo el Alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett. “Es maravilloso ver como una galería, empresas privadas, un municipio y artistas se unen en aras de un bien común doble: ayudando a niños que arriesgan su vida y acercando el arte a la comunidad”, señaló.

Entre los artistas que participaron de esta intervención urbana está Oscar Barra, miembro del desaparecido Grupo Grisalla. “Hice un personaje recostado en el asiento, que es mi idea del banco de plaza. Me acuerdo de cuando era estudiante o niño y me tiraba en uno a descansar, a dormir, a pasar el rato. Quién no ha dormido en un banco de plaza”, recordó.

También pensando en la relajación, pero usando la volumetría y la fragmentación como concepto, Rodrigo Moreno ocupó dos mil tarugos para intervenir el escaño que le pasaron. “La idea era hacerle una segunda piel al banco. Una segunda superficie que a pesar de ser pura separación, formara un todo”, explicó.

Tomando otra perspectiva, Beatrice Di Girólamo desarmó el escaño hasta inhabilitarlo. “Quise trascender de la función de banca. Comienza como una, pero luego hay una crisis que le exige una transformación, y en eso ya deja de ser asiento para ser otra cosa”, explica la artista. “Es un poco a lo que tenemos que apuntar: a no quedarnos sentados en los laureles, en lo básico, sino que trascender a otra cosa, a salir adelante de manera positiva”.

En esta iniciativa también participaron Andrés Vio, Ángeles Correa, Carlos Monte de Oca, Constanza Mayo, Felipe Assadi, Ignacio Gana, María Inés Lagos, Malú Stuart, Lula Benavente, Rafael Arenas, Rodrigo Moreno, Víctor Pellegrini, Josefina Eyzaguirre, Sebastián Maquieira y José Délano, entre otros.

Las bancas pasarán a ser propiedad del municipio y una vez apernados en sus posiciones definitivas, quedarán ahí, tal como ocurrió con las que se pintaron en Las Condes y que permanecen instaladas en Avda. Apoquindo.

santiagoculturasantiagocultura